Tras varios años en los que el grifo del crédito bancario se mantuvo cerrado tanto para los hogares como para las compañías, las entidades financieras ya vuelven a conceder préstamos para empresas con condiciones muy favorables. Además, la explosión del sector fintech ha favorecido la aparición de nuevos prestamistas privados y plataformas que también ofrecen financiación a pymes, autónomos y grandes compañías. Descubre cuáles son los mejores préstamos para empresas a través del comparador MiPrestamo.es.
No hay productos disponibles

¿Por qué pedir un préstamo para empresas?

Aunque el capital que manejan las compañías suele ser relativamente elevado, muchas veces no les alcanza para iniciar proyectos concretos o para hacer frente a gastos imprevistos. Por ello, necesitan solicitar préstamos para empresas para conseguir un extra de liquidez. Estos son algunas de las necesidades que se suelen financiar con préstamos:

  • Hacer crecer un nuevo negocio: aunque los bancos se muestran algo reacios a conceder crédito a empresas de nueva creación, es posible obtener financiación a través de otras plataformas para impulsar una nueva compañía.
  • Expandir la actividad de un negocio ya existente: los préstamos para empresas se suelen solicitar para ampliar el volumen de negocio de una compañía con varios años de antigüedad, ya sea expandiendo su actividad a otras regiones u operando en otros sectores.
  • Comprar bienes de equipo: los bienes de equipo son fundamentales en el funcionamiento de una compañía, pero su precio suele ser elevado. Para financiar su coste, muchos negocios deciden solicitar un préstamo para empresas u optan por otras opciones como el renting o el leasing.
  • Pagar las facturas de los proveedores o cobrar los recibos pendientes: muchas entidades también ofrecen financiación a las compañías que necesitan liquidez para pagar a sus proveedores o para anticipar el cobro de sus facturas.

La banca, la principal fuente de financiación para pymes y grandes compañías

Las entidades bancarias son los principales proveedores de préstamos para autónomos y compañías. Durante la crisis, los bancos mantuvieron el grifo del crédito a empresas cerrado, pero la mejora de la situación económica les ha animado a abrirlo de nuevo. Además, gracias a las medidas tomadas recientemente por el Banco Central Europeo, los préstamos para empresas concedidos por los bancos tienen un tipo de interés muy bajo, aunque sus requisitos siguen siendo algo estrictos y en la mayoría de los casos hay que aumentar la vinculación con la entidad para poder obtenerlos.

El bajo tipo de interés no es la única ventaja de contratar un préstamo para empresas a través de una entidad bancaria. Si pedimos financiación a nuestro banco, obtendremos una respuesta más o menos rápida y no será necesario que entreguemos toda esta documentación, ya que éste ya dispondrá de muchos de los datos que necesite para analizar nuestra solicitud. Sin embargo, si pedimos préstamos para empresas a otras entidades, tardaremos mucho más tiempo en recibir la aprobación.

Préstamos para empresas alternativos, ¿cómo son?

Aunque la banca sigue siendo la principal fuente de financiación de las compañías españolas, durante el último lustro han aparecido un buen número de prestamistas privados y plataformas que también conceden crédito a empresas y autónomos. Veamos cómo son sus productos:

  • Líneas de crédito online: dentro del mercado financiero operan varios prestamistas privados que nos pueden conceder líneas de crédito online en menos de 24 horas. Estos préstamos para empresas suelen ser de un importe bastante elevado (entre 50.000 y 100.000 €), aunque su plazo de reembolso suele ser corto, ya que están diseñados para financiar gastos puntuales.
  • Préstamos P2B: los créditos peer to bussiness se parecen mucho a los préstamos P2P, con la diferencia de que el prestatario es una persona jurídica en vez de física. Estos préstamos para empresas se otorgan a través de las denominadas plataformas de crowdlending, que sirven de punto de convergencia entre las compañías que necesitan financiación con los inversores privados que quieren rentabilizar sus ahorros prestando dinero. Su gran ventaja es que no tienen gastos de vinculación, lo que abarata significativamente su precio.
  • Préstamos con garantía hipotecaria: otra forma de obtener un préstamo para empresas es solicitar un crédito con garantía hipotecaria a un intermediario financiero. En este caso, solo se necesita disponer de un inmueble en propiedad que poner como garantía del préstamo, que podrá ser embargado en caso de impago.

La administración también concede financiación para pymes

La administración pública es consciente de que los negocios no pueden crecer sin financiación, por lo que ha tomado diversas medidas para incentivar y mejorar la concesión de crédito a empresas y autónomos. Uno de los instrumentos de financiación más conocidos son las Líneas ICO, que son préstamos para empresas con condiciones favorables que conceden las entidades bancarias que tienen suscritos acuerdos con el Instituto de Crédito Oficial.

La empresa pública ENISA también ofrece líneas de financiación para pymes y autónomos que desean impulsar su negocio o ampliar sus fronteras. La gran ventaja de los préstamos de ENISA es que este organismo adecúa el tipo de interés a la marcha económica de la empresa, lo que proporciona un respiro a los negocios que pasan por una mala racha.

Requisitos de los préstamos para empresas

Las condiciones que deberá cumplir nuestro negocio para poder conseguir un préstamo para empresas variarán según el importe solicitado, el crédito que queramos obtener y la entidad prestamista. Sin embargo, en prácticamente todos los casos deberemos cumplir los requisitos que se indican a continuación:

  • Nuestra empresa debe estar registrada en territorio nacional.
  • Debe tener un volumen mínimo de ingresos anuales, que variará según el importe solicitado y los requerimientos de cada prestamista.
  • También nos pedirán que nuestra compañía lleve un mínimo de años operando.
  • Deberemos facilitar los documentos financieros de la empresa, como las declaraciones del impuesto de sociedades, del IVA, etc.
  • Lógicamente, habrá que aportar garantías de pago. Puede ser el patrimonio de la compañía, un aval, un bien mueble o inmueble, los bienes personales de los socios, etc.
  • La entidad querrá que le enseñemos el presupuesto del proyecto  que queramos financiar con el préstamo y que dispongamos de un plan de negocios que asegure la viabilidad de nuestra empresa a corto, medio y largo plazo.