Si necesitas dinero al instante para hacer frente a imprevistos o realizar compras, las líneas de crédito y tarjetas de crédito son una de las fuentes de financiación más comunes. Se trata de una forma de financiación tanto para particulares como para empresas, en las que el banco pone a disposición del cliente un capital del que él puede hacer uso cuando desee y devolver en el plazo y al interés que hayan fijado. A diferencia de los préstamos, con las líneas de financiación el cliente sólo paga intereses por el dinero que utiliza. Se podría decir que se trata de un contrato en el que el banco concede al cliente una cuenta bancaria de la cual puede hacer uso (siempre hasta un límite) en el momento en el que lo necesite y pagar después unos intereses por el uso que ha hecho de este capital. Encuentra las mejores líneas y tarjetas de crédito en el comparador MiPrestamo.es y solicita la que mejor se adapte a tu perfil y necesidades.
OFERTAS

Actualmente no hay ninguna oferta


Contratar
VENTAJAS
  • Tarjeta sin cuotas anuales
  • 1 % de devolución en compras aplazadas
  • Plástico sin cambiar de banco
  • Límite de hasta 5.000 €
  • Seguros de protección de compras y asistencia en viajes

Contratar

Tarjeta WiZink Oro

Tarjeta WiZink Oro

TAE 27,24 %

hasta 10.000 €
95
OFERTAS

Actualmente no hay ninguna oferta


Contratar
VENTAJAS
  • Sin comisiones de emisión ni de mantenimiento
  • Descuentos de más del 50 % en cientos de comercios
  • Tarjeta sin cambiar de banco
  • Límite de crédito de hasta 10.000 €
  • Seguros gratis de protección de compras y asistencia en viaje

Contratar

Visa Oro ING Direct

Visa Oro ING Direct

TAE 15,00 %

hasta 1.000 €
87
OFERTAS

Descuento del 3% en la compra de combustible en gasolineras Galp y Shell


Contratar
VENTAJAS
  • Tarjeta gratis año tras año
  • Devolución del 3 % en Galp y Shell
  • Ofrecida con la Cuenta Nómina y Sin Nómina
  • Límite de crédito de hasta 1.000 €
  • Incluye seguros de accidentes y asistencia en viaje

Contratar

Ventajas de las líneas de crédito

  • Sólo pagas intereses por el dinero que utilizas: El banco te ofrece un dinero máximo que puedes gastarte pero no es necesario que hagas uso de él
  • Puedes conseguir dinero al instante: una vez que te hayan concedido la línea de crédito, podrás utilizar del dinero en el momento en el que lo necesites, sin dar explicaciones y sin papeleos
  • Sólo utilizas la cantidad que tú quieres: Puedes obtener de la cantidad exacta que necesites en cada momento.
  • Puedes obtener sumas de dinero importantes: Las líneas de crédito te conceden importes de hasta 3.000 €.

¿Cuándo contratar una línea de crédito?

Las líneas de crédito son ideales para solucionar problemas de liquidez puntuales, como financiar una compra o hacer frente a un imprevisto, o para adelantar dinero cuando tenemos pagos pendientes de cobrar. No es recomendable utilizarlas como una fuente de financiación habitual, ya que podemos entrar en un bucle de impagos y deudas. Antes de utilizar el crédito, tenemos que asegurarnos de que podremos hacer frente al pago de los intereses.

¿Para qué contratar una línea de crédito?

Una línea de crédito es una fuente de financiación rápida y accesible para conseguir liquidez al instante. Estas son algunas de las situaciones más habituales en las que nos puede ser útil tener una lína de crédito

  • Realizar una compra: si necesitamos realizar una compra como un regalo, electrodomésticos, etc. pero en ese momento no disponemos de suficiente dinero, con las líneas de crédito dispondremos del dinero al instante.
  • Hacer frente a un imprevisto: en ocasiones surgen gastos inesperados como multas o reformas del hogar, y las líneas de crédito nos pueden ser de gran ayuda
  • Pagar recibos, facturas, nóminas, etc: tanto los particulares como las empresas se pueden beneficiar de las líneas de créditos para hacer frente a este tipo de pagos. Por ejemplo, muchas empresas las utilizan como un adelanto de capital mientras tienen facturas pendientes de cobrar.

¿En qué se diferencia una línea de crédito de un préstamo?

Cuando el banco nos concede un préstamo, nos está concediendo una cantidad concreta que hemos solicitado y que devolveremos en un plazo fijado. Por ejemplo, solicitamos 5.000 € a devolver en 2 años a un interés X. El cliente tendrá que devolver el dinero en el plazo establecido y pagar los intereses fijados, aunque no haya hecho uso de la totalidad del importe.

Una línea de crédito es una cantidad de dinero de la que el cliente puede disponer y hacer uso en el momento que desee. Sin embargo, no tiene la obligación de hacer uso de ese dinero y sólo pagará intereses en el momento en que lo utilice. Por ejemplo, si contratamos una tarjeta de crédito con un crédito máximo de 1.000 €, podremos hacer uso en cualquier momento de esa cantidad.

El préstamo se concede de forma puntual, y si se necesita más dinero el cliente tiene que pedir un nuevo préstamo. Con las líneas de crédito, se puede disponer del dinero todas las veces que se necesite sin tener que hacer ninguna renovación, siempre y cuando se salden las deudas al día y no se superen los máximos.

Muchas tarjetas de crédito, además, ofrecen múltiples ventajas como descuentos en tiendas y establecimientos adheridos, aunque también nos cobran por gastos de mantenimiento, de emisión, renovación, etc.

¿Qué son los minicréditos y créditos rápidos?

Una alternativa a las líneas de crédito para conseguir dinero de forma inmediata son los minicréditos. Se trata de fuentes de financiación que nos conceden cantidades que llegan hasta los 800 € de forma inmediata. Una de sus ventajas es que no requieren de demasiados papeleos y que son puntuales, con lo que no corremos tanto riesgo de entrar en una espiral de impagos.